El querido y odiado La Volpe

El argentino dejará de dirigir después de 37 años; ¿qué fue lo destacado y criticado de su carrera?

 

Querido y admirado por unos, odiado por otros, pero jamás ignorado, la figura de Ricardo Antonio La Volpe representa a un estilo de ver el futbol impuesto en México durante alrededor de tres décadas, a pesar de haber conseguido un solo título de Liga con el Atlante en la temporada 1992-1993.

La filosofía del argentino ha formado a varios estrategas que se encuentran en la baraja de técnicos del balompié azteca, quien este miércoles decidió ya no dirigir más tras 37 años de su debut en el banquillo.

Poco ortodoxo, polémico y cabalístico a la vez, con su mirada fija y firme y un bigote que cubre en ocasiones su labio superior, La Volpe ha dirigido casi en toda su carrera en México, quien de acuerdo con él, fue el país que lo formó como director técnico, imponiendo su fuerte y feroz autoridad.

“El Bigotón”, como lo han llamado por muchos años, puede ser amable y amigable si tienes conocimiento al hablar de futbol; sin embargo, puede pasar lo contrario si lo cuestionas y ve poca capacidad de análisis, así se ha percibido en diversas entrevistas y mesas de análisis a lo largo de su carrera.

Lo que siempre se le aplaudirá al argentino será el mando y buen ojo que tuvo para descubrir y explotar a jugadores. Puede presumir de Rafael Márquez, Andrés Guardado y Diego Lainez de haberlos mandado a Europa, dos de ellos consolidados en el viejo continente.

Tanta es su fortaleza en dirigir a jóvenes, que su mejor versión al frente de un banquillo para muchos fue cuando dirigió al Atlas de 1997 a 2001, cuya base del equipo era de jugadores de cantera. A pesar de quedarse cerca y no conseguir el título, el estilo de juego marcó una generación.

Su etapa con la Selección Mexicana fue destacable. Con jugadores de su confianza logró la obtención de la Copa Oro, la clasificación a los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, clasificar caminando a la Copa del Mundo de Alemania 2006 y destacar en la Copa Confederaciones de 2005, logrando su mejor nivel que no pudo mantener en el Mundial; sin embargo, no llegó al ansiado quinto partido, pero le compitió al tú por tú a Argentina en los Octavos de Final.

La figura de autoridad de La Volpe fue una de sus debilidades en su carrera como entrenador. A Ricardo Antonio le costó dirigir equipos que cuentan con jugadores consolidados, le ocurrió con Chivas (quien tuvo una segunda etapa efímera y polémica), América, Boca Juniors, la Selección de Costa Rica y su último equipo, el Toluca.

Hugo Sánchez y Cuauhtémoc Blanco han cuestionado la actitud del “Bigotón” cuando ambos fueron dirigidos por él, con Atlante y América, respectivamente. La enemistad con “Cuauh” le costó no ser convocado para Alemania 2006.

Pros y contras, pero La Volpe estará por muchos años dentro de la memoria en el futbol, no solamente de México, sino a nivel mundial; si no creen, pueden preguntarle a Pep Guardiola o a Guillermo Barros Schelotto.

Relacionado

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Compartir

Últimas entradas

Suscribete